Hoy me complace traeros un post muy rico y cargado de información de la mano de la Dra. Isla Fishburn en el que nos hablará de la importancia de la dieta para el bienestar canino.

La Dra. Isla Fishburn es Zoóloga y cuenta con una maestría en Ciencias Biológicas y un doctorado en Biología de la Conservación. Cuenta con amplia experiencia en comportamiento animal, zoología y conservación y ha trabajado con lobos, híbridos de lobo y perros domésticos desde hace varios años. Su principal pasión es eliminar las barreras entre los animales y los seres humanos y facilitar la convivencia entre las personas y los animales. Actualmente es la directora de Kachina Canine Communication, en el Reino Unido y dirige seminarios y talleres tanto en el Reino Unido como en el resto del mundo. Los días 11, 12 y 13 de marzo tendremos la suerte de tenerla en Madrid con su seminario “Escucha a tu perro para aprender, amar y vivir con tu perro”

Este artículo forma parte de la serie “12 días de bienestar” en la que la autora habla de los factores más importantes que afectan el bienestar canino.

Un proverbio chino reza: 

Quien toma medicina y no da importancia a la dieta, está desperdiciando las habilidades del médico

La optimización del bienestar de un perro y el aumento de su longevidad incluyen una gran cantidad de factores, pero jamás podemos ignorar la importancia de la dieta para la salud, la prevención y la curación.

Para daros una idea de cuán importante es el alimento para la salud y la dieta, aquí tenéis otra cita, esta vez de Hipócrates, en la que dice: “deja que el alimento sea tu medicina y que tu medicina sea el alimento”. por tanto, el alimento no sirve solo para aportar calorías y prevenir el hambre. Tiene un papel mucho más importante que ese; ¡es lo que la naturaleza nos ha dado de forma gratuita para que sirva también como nuestro botiquín de medicinas!

El organismo de cualquier mamífero es capaz de curarse a sí mismo y existir en perfecta salud. Esto es una señal excelente de que el organismo está en equilibrio. Sin embargo, a excepción de los traumas físicos, la mayoría de las afecciones y enfermedades son el resultado de desequilibrios emocionales o desequilibrios en la dieta.

Todos los animales son enormes fábricas bioquímicas que necesitan combustible para funcionar, mantenerse sanos y sanar. Aquello que suministras a tu perros como combustible tiene un impacto directo sobre su salud y su bienestar, así como sobre su sistema inmune (hoy en día se considera de conocimiento generalizado que existe una conexión directa entre el sistema digestivo y el sistema inmune. Sin embargo, cuando pensamos en el bienestar, también somos conscientes de que el organismo entero es un todo y que todas sus partes están conectadas).

El organismo de tu perro sabe lo que hace cuando se trata de protegerse a sí mismo como un organismo completo, pero nosotros somos responsables de proporcionarles el apoyo, las herramientas y la DIETA adecuados para que el perro sea capaz de mantenerse sano (como he dicho, existen otros factores implicados al momento de optimizar el bienestar de tu perro y hablaré de ellos a través de la serie “12 días de bienestar”); con cada alimento y bebida que damos a nuestro perro, estamos apoyándole como un organismo completo o dañando su organismo al promover cosas como inflamación, estrés oxidativo, toxicidad, interferencias y desequilibrios bioquímicos.

Hace solo 40-50 años que nuestros perros y sus organismos han sido sometidos a un alimento altamente procesado, extraño y anti-natural y esto ha tenido un impacto enorme sobre el bienestar de nuestro perro, emocionalmente, físicamente, fisiológicamente y espiritualmente. No es coincidencia que cada vez más y más perros sufren de enfermedades crónicas de las que casi no se oía hablar hasta hace muy poco tiempo. Éstas incluyen enfermedades tan variadas como trastornos digestivos, infecciones de oído y hasta cáncer.

Lo que proporcionas a tu perro también puede afectar su comportamiento. Los comportamientos son una respuesta directa del estado emocional de un perro y algunos alimentos pueden afectar el equilibrio emocional de un perro ya que algunos de ellos tienen efectos neurotóxicos, alteran el humor y promueven la hiperactividad. 

“Los alimentos que das a tu perro pueden tener un efecto directo bien sea como promotores de su salud o como agentes dañinos de su salud”

Así que, ¿qué alimento deberías dar a tu perro como canino para apoyar su bienestar y su salud? Realmente, la respuesta es un poco más complicada de lo que estoy presentando de forma resumida aquí, pero para que puedas iniciarte en el camino correcto al llevar a cabo tu propia investigación y para que empieces a pensar en el hecho de que los alimentos que das a tu perro pueden tener un efecto directo bien sea como promotores de su salud o como agentes dañinos de su salud, aquí te presento algunos alimentos (y bebidas) que puedes ofrecerles y aquellos que debes evitar. 

El organismo de tu perro (es decir, sus órganos, tejidos y células) necesita combustible para funcionar de forma eficiente. La mayoría de los compuestos alimenticios se usan más fácil y eficazmente (y tienen un mayor potencial de curación) cuando están en su estado natural.

Tu perro necesita que le alimenten con una dieta que incluya única o principalmente alimentos naturales enteros. Estos incluyen:

  • Carne de músculo (preferiblemente orgánica o de presas alimentadas con pasto). Al ser caninos, los perros disfrutan y deberían ser alimentados con fuentes de proteína provenientes de animales de presa.Me estoy ciñendo a lo sencillo en este caso ya que existe una razón por la cual sugiero que, si es posible, se alimente con fuentes orgánicas. Sin embargo, uno de mis intereses principales se refiere al estado emocional del animal de presa que se ha matado. Desde una perspectiva energética, existe una gran diferencia entre un animal de presa que se ha cuidado, alimentado y atendido antes de ser sacrificado en comparación con un animal de presa que no se alimentado apropiadamente, descuidado y que no ha sido amado. Ya es hora de comenzar a pensar en lo que ponemos en el organismo de nuestro perro desde una perspectiva global. Esto es todo lo que voy a decir acerca de la energética de los alimentos…¡por ahora!
  • Músculo de corazón (preferiblemente orgánico)
  • Hígado y riñón (preferiblemente orgánicos)
  • Hueso crudo (ni huesos cocidos ni huesos largos que soportan peso)
  • Tripa verde fresca (de animales de presa alimentados con pasto)
  • Vegetales y frutas (en su mayoría vegetales y frutas en menor cantidad. Los vegetales deberían incluir vegetales de variedad de hoja verde y crucíferos, preferiblemente orgánicos). Aunque existe una discusión acerca de si un perro debería recibir vegetales y frutas, yo creo firmemente que sí debería, siempre y cuando se encuentren en su forma completa y natural. Las frutas y los vegetales contienen vitaminas, minerales, fitonutrientes y anti-oxidantes, los cuales proporcionan beneficios de salud y de curación a tu perro. Si no puedes encontrar frutas y vegetales orgánicos, aunque los vegetales son organismos muy delicados (las nueces y frutas que son rociados con pesticidas o fertilizantes suelen tener cáscaras duras o pieles gruesas que funcionan como un escudo natural contra estas sustancias químicas), debido a que las plantas se encuentran más abajo en la cadena alimenticia y tienen un consumo de grasas mínimo o nulo en comparación con los animales, las toxinas no se acumulan fácilmente en las células de las plantas de la forma en que lo hacen en los animales.
  • Frutos secos y semillas (preferiblemente orgánicos, pero principalmente semillas y frutos secos completos que no se hayan tostado ni se hayan procesado de ninguna forma). Se sugiere evitar las nueces y las nueces de macadamia. Lo ideal es remojar los frutos secos que se van a usar durante varias horas antes de ofrecerlos al perro. El remojo de los frutos secos aumenta los niveles de enzimas y nutrientes e inactiva los inhibidores digestivos. Los frutos secos  pueden tener un contenido alto de grasas y proteínas por lo que deberás tenerlo en cuenta y, tal vez, ofrecerlos como un premio o en el cuenco de la comida 2-3 veces a la semana. Personalmente, yo dejo que mis perros hagan algo que yo llamo “auto búsqueda” y que he hecho durante muchos años. Esparzo diferentes alimentos frescos y enteros en el suelo (por ejemplo, almendras orgánicas remojadas, avellanas, nueces de Brasil, pistachos, semillas de chía, semillas de girasol, semillas de calabaza frescas, bayas de goji) y dejo que mis perros coman los frutos secos y semillas que deseen. Te sorprenderá lo selectivos que pueden ser y cómo cambian sus preferencias en el tiempo.
  • Hierbas y especias (frescas o secas). Estas son extremadamente saludables y ricas en diversas vitaminas, minerales, fitonutrientes y anti-oxidantes. También pueden proporcionar cualidades digestivas y curativas potentes. Si tu perro sufre de convulsiones, evita siempre el romero y el orégano. La lista de hierbas y especias que puedes ofrecer es interminable, así que te invito a que lleves a cabo tu propia investigación. Las hierbas y especias comunes incluyen ortiga, tomillo, hierbabuena, cúrcuma, nuez moscada, cardo mariano, raíz de diente de león.
  • Granos y legumbres ocasionales. Se sugiere que los perros pueden comer granos y legumbres como adiciones ocasionales a su dieta ya que contienen lectinas (y estas pueden provocar desequilibrios digestivos). Sin embargo, al poner los granos y legumbres en remojo, el contenido de lectinas se reduce. Los granos y legumbres tienen concentraciones altas de vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes. También contienen fibra tanto soluble como insoluble, lo cual es muy importante para una digestión óptima y un colon saludable.
  • Hongos. Las setas son pequeñas centrales nutricionales y pueden tener un gran potencial curativo. Son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes y se cree que ofrecen protección contra las infecciones y los cánceres, potencian el sistema inmune y proporcionan apoyo digestivo. Las setas también son fuentes confiables de vitamina D cuando se exponen a la luz UV (la vitamina D no está presente en la mayoría de otras verduras y frutas). Debido a su potencial curativo y a que no tienen ninguna contraindicación aparente, yo siempre doy a mis perros una pizca de polvo de hongo reishi espolvoreado sobre su comida en la mañana.
  • Alimentos fermentados. Aunque se sugiere que los alimentos deben ser proporcionados en sus formas más naturales y crudas, sólo hay una forma de procesamiento de alimentos que se cree que es muy beneficiosa para la salud y el bienestar. Se trata de los alimentos fermentados. Los beneficios de salud sugeridos incluyen mejor digestión, mejor absorción e inmunidad mejorada. Los alimentos fermentados incluyen microorganismos saludables como los prebióticos. Se sabe que éstos tienen propiedades antibióticas y anticancerígenas. Sin embargo, es mejor utilizar alimentos fermentados que se han fermentado con agua y sal en lugar de vinagre. Hablaré un poco más sobre probióticos o prebióticos, pero es posible que desees leer un poco más acerca de estos también.
  • Agua filtrada. El agua es necesaria para las células del organismo de tu perro (y, por lo tanto, para tu perro como un todo) para llevar a cabo miles de reacciones, procesos y funciones. El agua más beneficiosa para una salud óptima es agua de manantial pura y natural (y no la mayoría de las que vienen en botellas de plástico, ¡así que evita esas también!). Por supuesto, la mayoría de nosotros no podrá darse el lujo de ofrecer agua de manantial natural diariamente tanto a nosotros mismos como a nuestros perros, por lo que mi recomendación es que des a tus perros agua de agua del grifo correctamente filtrada. Sólo hay otra bebida que te recomendaría que le ofrezcas (¡fíjate que he dicho ofrecer y no dar!) a tu perro: hierbas frescas hechas en forma de té, o tés orgánicos de alta calidad (yo uso té de hierbas en polvo o té de la marca Pukka Herbs). Hago un té como de costumbre, pero permito que se enfríe en un tazón hasta que esté tibio y lo ofrezco a mis perros. En algunas ocasiones mis perros han tomado té de cúrcuma, té de manzanilla y miel de manuka y té de polvo de baya schishandra.
  • Suplementos. Muchas personas añaden suplementos al alimento de su perro pero los suplementos incluyen típicamente vitaminas, minerales, hierbas, fitonutrientes, ciertos aceites y homeopáticos. La mayoría de estos ya han sido enumerados anteriormente dado que están presentes en verduras, frutas y hierbas. Sin embargo, hay algunas buenas opciones de suplementos disponibles hoy en día para tu perro que puedes elegir agregar a su comida. Pet Plus o Smart Barf son dos buenos ejemplos. También me gusta ofrecer espirulina y escaramujo a mis perros.
  • Otros alimentos. A estas alturas probablemente ya te has dado cuenta de la larga lista de alimentos que pueden ser beneficiosos para la salud de tu perro y existen también otros alimentos que ni siquiera he mencionado aquí. Otras buenas opciones pueden incluir la miel local, cruda y orgánica (dar 1-2 veces a la semana), una codorniz orgánica o huevo de pollo (una vez por semana), así como una pequeña dosis diaria del aceite de coco (siempre que tu perro elija comerlo). Puede ofrecerlo en una cuchara.

¡Oh! El tiempo se acaba, así que solo quiero mencionar un par de cosas más: qué no dar y por qué soy partidaria de una dieta cruda.

Qué no dar a tu perro

“Aunque los ingredientes usados en el alimento procesado sean de alta calidad, debido al proceso mediante el cual se prepara ese alimento, ese alimento para mí está muerto, estancado y ha perdido todas sus propiedades curativas.”
Aunque he enumerado aquellos ingredientes que deberíamos dar a nuestros perros, solo quiero mencionar aquellos que realmente deberíamos evitar ofrecerles. Y no me refiero a una lista de ingredientes individuales (ahora mismo realmente no tengo tiempo para hacer eso), sino al alimento que, de acuerdo con mis investigaciones, lecturas y creencias no debería entrar nunca en el sistema digestivo de ningún animal. Me refiero al alimento procesado. Las razones por las que no daría alimentos procesados en ninguna de sus formas a ningún perro nacen de una historia, y aunque realmente ahora no tengo tiempo de contarosla en detalle, espero que este artículo ya sea lo bastante detallado.

Así que, muy rápidamente, aunque los ingredientes usados en el alimento procesado sean de alta calidad, debido al proceso mediante el cual se prepara ese alimento, ese alimento para mí está muerto, estancado y ha perdido todas sus propiedades curativas. De hecho, los alimentos procesados representan una causa principal de la creación de enfermedades y patologías dentro del organismo ya que provocan:

  • Inflamación
  • Ganancia de peso
  • Toxinas
  • Estrés oxidativo
  • Cambios bioquímicos que causan desequilibrios
  • No tienen valor nutritivo (proporcionan una gran cantidad de calorías con muy poco valor nutritivo)

Ah, sí, y una pequeña nota acerca de los cereales:

Creo que hoy en día ya es de conocimiento general que todos los animales, incluyéndonos a nosotros, deberían evitar la adición de cereales a la dieta dado que hoy en día los cereales están altamente procesados, son altos en calorías y pobres en nutrientes y pueden provocar enfermedades crónicas. La única excepción a este caso es cuando escojamos añadir algún cereal integral y sin procesar al alimento de nuestro perro. La forma más saludable de ofrecerlos es una vez que estos han sido puestos en remojo, germinados o fermentados, ya que de esta forma tienden a tener un contenido de micronutrientes más elevado. Aunque no existe ninguna necesidad imperativa ni urgente de añadir cereales integrales, orgánicos y sin procesar a la dieta de tu perro, yo sí he añadido avena, trigo sarraceno o quinoa integrales, sin procesar y orgánicos al alimento crudo de mis perros.

“No existe ninguna necesidad imperativa ni urgente de añadir cereales integrales, orgánicos y sin procesar a la dieta de tu perro”

Así que, la pregunta final es (si aún no has podido definir a partir de la lista anterior qué es lo que debes dar a tu perro) ¿Por qué crudo? Yo soy una fiel partidaria de alimentar a todos los animales (incluidos nosotros) con una dieta cruda debido a los beneficios para la salud que ofrecen los alimentos en su forma natural. Éstos incluyen:

  • Disponibilidad de enzimas. El organismo de tu perro depende de procesos biológicos que son necesarios para las funciones corporales óptimas. Son miles los procesos biológicos que el organismo de tu perro debe llevar a cabo y éstos solo pueden llevarse a cabo con la ayuda de las enzimas. Las enzimas están presentes de forma natural en los alimentos crudos y su potencia y su función se reducen de forma significativa cuando se calientan, ya que los enlaces enzimáticos se desnaturalizan. En algunos casos, esto puede provocar una deficiencia enzimática en tu perro, lo cual provoca una mala digestión, una mala absorción de nutrientes, inflamación, gases, reflujo gástrico y estreñimiento.
  • Reducción de la inflamación.Se ha sugerido que los alimentos cocinados provocan inflamación a través de todo el organismo, incluyendo el sistema inmune.
  • Reducción del estrés oxidativo.
  • Reducción de la producción de productos finales de glicación avanzada (AGE en sus siglas en inglés), los cuales se han relacionado con inflamación en el organismo.

Si no estás seguro si el sistema digestivo de tu perro puede digerir los alimentos crudos (y algunos perros se encuentran tan mal que realmente no pueden), entonces puedes mejorar la digestibilidad licuando los alimentos crudos en lugar de o antes de intentar cocinarlos.

¡Uf! Había muchas más cosas de las que quería hablaros con respecto al alimento, pero quizás es mejor dejarlo para un libro 😉

Pero os dejaré con esto, de las palabras de Evita Ochel:

Los cuerpos vivos requieren alimentos vivos; permite que el alimento de tu perro le nutra, le cure y le proteja de la inflamación, los organismos invasores, los daños ambientales y el deterioro


Si quieres aprender mucho más acerca del bienestar global de los perros y de cómo mejorar tu relación con ellos tienes la oportunidad de asistir al Seminario que la Dra. Fishburn estará dando en Madrid los días 11-12 y 13 de marzo de 2017 (también hay opción online para el resto del mundo). Tienes toda la información AQUÍ.

 

Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone